martes, 2 de febrero de 2010

Puntilla de bolillos

Me gusta tener siempre algún trabajo de bolillos empezado para echarle mano cuando estoy hasta arriba de la aguja. Este verano pasado empecé esta puntilla para hacer una toalla de lino.
Generalmente solo hago un lado para las toallas de lino, me gusta más así, pero esta puntilla me gusta mucho, y quise hacer dos, para dos toallas. Una la tengo terminada, y la otra ya veis como va, le falta poco. ¿Que os parece?




9 comentarios:

Raquel dijo...

Es una maravilla. No sé cómo podéis aclararos con tantos alfileres y palillos, si parece una especie de tortura china jajaja Pero el resultado es espectacular

Maria dijo...

Mi admiracion por tan bellos trabajos.

Rosa (Roseta6) dijo...

Hola Miren:
Es preciosa la puntilla.Me gusta mucho y esa filigrana le queda estupenda.
Un abrazo.

Carpacar dijo...

Hija mía, yo no entiendo ni papa de bolillos pero me gusta tanto que me quedo embobada mirándola y además.... está perfecta, qué habilidad tienes con los bolillos prima!!!
Besos.

Mirentxu dijo...

Que puntilla tan bonita. Nunca he hecho bolillos me parece dificilisimo aunque tengo una amiga que lo hace y dice que todo se aprende en esta vida y tiene razón, lo que pasa que entre pitos y flautas nunca me he decidido a aprender a hacer bolillos, quizás algún día.

Un beso

Marisa dijo...

Qué maravillaa!! Los bolillos son una asignatura pendiete para mí...

Marifé dijo...

¡¿Pero también sabes hacer bolillos, Miren?! Me parece que tiene que ser complicadísimo controlar tantos hilos y agujas. Esa puntilla es preciosa. Te van a quedar unas toallas de lujo.

milainoa dijo...

Me parece preciosa yo tambien hago bolillos y me pasa lo que ati siempre tego algo en marcha para cuando me entra el gusanillo,¿ bas a hir a barcelona a la feria?
saludos...

Carmen dijo...

¡Qué preciosidad y qué ganas me dan de volver a cogerlos! Yo tengo tres almohadas y las tres paradas, y es que en estos momentos no puedo hacer bolillos. Tengo una lesión en la espalda y me dijeron que no los hiciese, pero tengo que confesar que de todas las labores, y me gustan todas, la que más y con diferencia es el encaje de bolillos. Me relaja muchísimo hacerlos, escuchar el ruidito de los bolillos cuando chocan al trabajar, y cuando ves que la labor va aumentando poquito a poco. En fin, que me da mucha "morriña" de cuando los hacía. ¡Muchos saludos!