martes, 17 de noviembre de 2009

Sal Les boutons de Sabine

Bueno, por fin he conseguido que me echen del hospital. Ya estoy en casa, dolorida, magullada y temblandome las patas igual que a Pluto, pero en mi casa. Ahora queda el resto, recuperarme (unos tres meses de baja dedicándome a lo que más me gusta, bordar, jejeje). Rabia, rabiña, que tengo una piña... que mala es la envidia, por Dios, y ésto lo digo por cierta persona, que ella ya sabe quien es, que he estado hablando con ella.... Nena, besitos.

Bueno y cambiando de tema, que no pude ponerlo antes de lo mío, así que lo pongo ahora, el tercer objetivo de Les boutons de Sabine, que se va a juntar con el cuarto echando virutas.


3 comentarios:

Maria dijo...

Hola MIren,me alegro que estes en casa recuperandote de tu dolencia espero que no sea nada grave,asi que por otro lado contenta a darle a la aguja¡¡¡
Saludos.
Maria

Raquel dijo...

Hola Miren! Acabo de conocer tu blog.
Ante todo espero que te encuentres bien y que no haya sido nada grave.
Estoy impresionada de lo que bordas, hija que le das a todo y todo bien.
Te seguiré visitando
Un beso

Carpacar dijo...

Envidia es poco lo que te tengo guapa, despues de pasar un mal ratillo... anda que no debes de estar a gusto ahora!!!
Pues a ver si ahora que no puedes hacer otra cosa, le damos más a la aguja y sobre todo a los bolillos, que hace tiempo que no nos enseñas nada, con las cosas tan bonitas que haces!!!
Besos...